Home > Uncategorized > El inquietante sonido de las burbujas…

El inquietante sonido de las burbujas…

 El inquietante sonido de las burbujas, la música sinfónica y el jazz. Reflexiones que hablan de sonidos, de acción y reacción, de estrategias para avanzar y llegar…. Al hilo del Jazzaldia Donostiarra 

El sonido de las burbujas

Cuando dejamos aire en libertad, en el fondo del mar, se crean burbujas que ascienden, que se dirigen a su objetivo aunque no saben dónde está, unas son más grandes otras más pequeñas, siguen a la primera pero adaptan sus caminos, se juntan se separan, se adelantan o se atrasan. En su ascenso producen sonidos armoniosos, sonidos inquietantes de evolución y acción, sonidos que la fauna marina oye e intenta atrapar. Cuando llegan a su objetivo, las burbujas se convierten en aire, aire que avanza y sigue en constante evolución y sonido.

La orquesta sinfónica

La orquesta sinfónica tiene un sonido especial, tremendamente armonioso. Cada miembro de la orquesta sabe desde el momento en que sube al escenario -y desde antes de hacerlo- qué tiene que hacer, cuando y cómo va a sonar. El violín toca cuando el director lo indica, ni siquiera debe escuchar al resto de músicos, hace lo que debe cuando debe. La creatividad de la orquesta se encuentra limitada a lo que el director decida; arreglos, variaciones.., él las decide, las estudia y si es preciso las integra, nadie más tiene capacidad de crear, de alterar, de intentar otro camino. 

La estética de la orquesta es la que se espera, “la que debe ser”, incluso los adornos florales del escenario son sobrios y sin estridencias. 

El público que acude al concierto sabe lo que va a encontrar, que autor, que obra, que arreglos, no espera otra cosa que oír aquello a lo que ha ido.

La orquesta sinfónica se adapta a la partitura establecida, no al público que hoy le escucha, como mucho el público se adapta y acepta la partitura y sus arreglos.

La sinfónica es la música militar, la del gran ejército que avanza sin piedad hacia el objetivo marcado, sin importar nada ni nadie, con la estrategia napoleonica y su visión anticuada del mundo moderno.

 

La línea recta es el símbolo que identifica a una orquesta sinfónica. 

La Banda de Jazz

Una banda de Jazz tiene un sonido especial, tremendamente armonioso. Cada miembro sabe hacia dónde quiere ir, pero no por donde. Desde el momento en que suben al escenario saben que van a tocar lo que el corazón les diga, en función de cómo lo hagan los otros miembros de la banda, todos en la misma dirección pero muchas veces por caminos inescrutables. Hay un líder de la banda pero no hay un director, la creatividad está en cada uno de los miembros y en cada una de las actuaciones, incluso en cada ambiente en que discurre la actuación. El músico toca su instrumento pero debe oír y escuchar lo que el resto están interpretando para que el resultado sea armonioso y les conduzca en la dirección marcada, puede tocar o no, incluso puede tocar otro instrumento si eso ayuda a avanzar hacia dónde la banda quiere ir.

La estética de la orquesta es o no es la que se espera; unas veces de uniforme y otras no, unas veces tocan en un palacio de congresos y otras en un bar de carretera.

El público que acude a un concierto de Jazz sabe lo que quiere, quiere emoción, quiere variaciones, quiere un concierto diferente al del año pasado.

La banda de jazz se adapta al público que hoy le escucha, al ambiente cálido o frío en el que toca, no a una partitura que muchas veces no utiliza.

El músico de jazz debe sentir al público, ha de interpretar las señales para darle lo que espera y sober todo superar lo que busca. 

El Jazz es la música del ejército guerrillero capaz de meterse en recovecos inesperados y encontrar una salida por delante del gran ejército, una salida que emocione al público que hoy le escucha, que no es el público de ayer, pero tampoco el de mañana.

La línea sinoidal es el símbolo de la banda de Jazz
Cómo adaptar estos tres conceptos; las burbujas, la sinfónica y el jazz al mundo de la gestión es un apasionante desafío sobre el que la reflexión continuará…
Santiago Barba.julio 2016.

Categories: Uncategorized
  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: